Los 49ers Ganan la Batalla de la Bahía

101710-Davis-Header.jpg

Llovió. Después, diluvió. Y entonces los 49ers ganaron su primero juego del 2010.

Después de que el cielo parecía una regadera abierta por la mayor parte del primer cuarto de acción entre los 49ers y los Raiders este domingo, los fanáticos abuchearon fuertemente al equipo local su inconsistente actuación a la ofensiva durante la primera mitad.

Pero al igual que el sol llegó cuando los 49ers empezaron su segunda serie en la segunda mitad, también lo hizo la ofensiva local.

Alex Smith regresó de una irregular actuación en la primera mitad para llevar una serie anotadora de 13 jugadas para 91 yardas capitalizada con un pase de 32 yardas para anotación perfectamente dirigido a Michael Crabtree.

Crabtree fue cubierto toda la tarde por el esquinero del Tazón de los Profesionales, Nnamdi Asomugha, pero en esta jugada en particular, él venció al esquinero Chris Johnson por el medio del campo.

La anotación dio a los 49ers su primera ventaja del juego, una que no dejarían ir, logrando terminar el juego derrotando a los Raiders 17-9.

"En efecto, se siente bien, pero al mismo tiempo, es la primera", dijo Smith, en un día en el que completó 16 de 33 pases para 196 yardas con dos anotaciones y sin intercepción. "Continuamos peleando y conseguir obtenerla al final como lo hicimos, creo que dice mucho sobre el carácter que tenemos en el vestidor".

Aún con que el impulso de los 49ers en la segunda mitad fue incrementado por los pases de anotación de Smith, nada de eso habria sido posible sin el dominante juego de la defensiva de los 49ers.

Los Raiders fueron limitados a 10 primeras oportunidades, 179 yardas netas y 69 yardas por pase en el día. Jason Campbell no completó un solo pase en el segundo y tercer cuartos y terminó el juego con un promedio de pasador de 10.7 (8 de 21 para 83 yardas y dos intercepciones).

"No me dí cuenta de que no estaba completando muchos pases, pero sí me dí cuenta de que estábamos dejando el campo en muchas terceras oportunidades", dijo el profundo Dashon Goldson. "Se siente bien obtener la victoria, especialmente cuando ves el resultado final, estadísticamente y con el marcador".

No parecía que los 49ers estuvieran destinados a la victoria después de que los Raiders iniciaron con una temprana ventaja.

Gracias a tres conversiones de tercera oportunidad y una interferencia de pase de 46 yardas por el esquinero Shawntae Spencer, los Raiders se pusieron primero en el marcador con un gol de campo de 27 yardas de Sebastian Janikowski en la serie inicial del juego.

Janikowski añadió a la ventaja de Oakland con un gol de campo de 24 yardas, tras una jugada reversible de 43 yardas del receptor abierto Louis Murphy. Sería la única jugada grande permitida por la defensiva de los 49ers, que limitó a Oakland a 3.4 yardas por juego.

"Tienes que quitarte el sombrero ante su defensiva, ellos jugaron fuerte", dijo Campbell. "Debimos haber conseguido algunas anotaciones y hacerlo más difícil para ellos".

La defensiva de los 49ers salió en grande en varias ocasiones durante las primeras etapas del juego. Fue aún más destacado tras el clavado para conseguir una intercepción de Manny Lawson en el medio campo, a un pase de Campbell dirigido al ala cerrada Zach Miller.

Sin embargo, los 49ers no consiguieron puntos tras esta recuperación de balón.

La unidad ofensiva tuvo dificultades para conseguir armar series consistentes, pero ambos equipos lo hicieron de igual forma. En un punto del segundo cuarto, ambos equipos se combinaron para 5 series consecutivas sin primero y diez.

Los despejes irritaron a la afición local, pero no fueron tan negativos para el entrenador en jefe Mike Singletary o Smith. Los 49ers no entregaron el balón ni una sola vez el domingo, y mejoraron a 9-0 bajo Singletary cuando el equipo gana la batalla de balones recuperados.

"Pienso que la cosa más importante que hicimos a la ofensiva fue no tratar de forzar algo que simplemente no estaba ahí", dijo Singletary.

Smith estuvo de acuerdo. El control de balón fue clave para la victoria de los 49ers.

"Sabíamos al llegar al juego que íbamos a ir sobre ellos en lo posible, pero si no había algo claro, simplemente lanzaríamos el balón hacia afuera, siendo inteligentes y realmente manejando el juego", dijo Smith. "Tuve muchos balones lanzados hacia fuera, pero fue jugar de forma inteligente".

De todas las dificultades de los 49ers a la ofensiva en la primera mitad, la última serie demostró ser un cambio de impulso hacia la segunda mitad. No fue ningún discurso de medio tiempo el que empujó a los 49ers a jugar mejor; fue la simple creencia de que ellos eran capaces de jugar a un mejor nivel.

"Nada se dijo, sabíamos lo que podíamos hacer", dijo Goldson. "Queríamos salir al campo, darle el balón a nuestra ofensiva y poner puntos en el marcador".

La ofensiva sabía que tenía que ser paciente en todas la áreas de la ofensiva, especialmente el juego terrestre.

Frank Gore corrió para 26 yardas en la primera mitad, y explotó para 123 yardas por tierra en la segunda mitad, en gran parte por la creencia de que el juego terrestre desgastaría a los Raiders.

Y así fue.

"Sabíamos que teníamos que seguir empujándolos, porque acarreos de cuatro yardas se convertirían en de seis, y luego en ocho, y de ocho pasamos a 64", dijo el tacle derecho novato Anthony Davis, refiriéndose a la mentalidad que llevó al acarreo de 64 yardas de Gore en el cuarto periodo.

Gore recibió múltiples bloques en la jugada, incluyendo los del centro David Baas, el corredor de poder Moran Norris, y un bloqueo en lo profundo del campo de Crabtree que permitió que consiguiera su más largo acarreo de la temporada.

Dos jugadas después, los 49ers estaban de nuevo en la zona de anotación, después de que una jugada de engaño con Gore jaló a la defensiva de los Raiders dejando a Vernon Davis libre para una anotación de 17 yardas.

Oakland tuvo una última oportunidad para empatar el juego perdiendo por ocho puntos con 3:14 por jugarse en el partido, pero el veterano linebacker Takeo Spikes puso un alto a sus planes al interceptar el pase de Jason Campbell dirigido al receptor abierto Jacoby Ford.

"La prueba está ahí", dijo Spikes. "La gente pregunta, '¿Porqué esto? ¿Porqué aquello?' Fuimos capaces de conseguir recuperar balones y no entregamos ninguno. Así de simple. Punto".

Los 49ers ahora tienen la receta para ganar, depende de ellos continuar implementándola en los últimos 10 juegos de la temporada regular.

Reporte de Lesionados
Las siguientes lesiones fueron anunciadas por el grupo de relaciones públicas de los 49ers, pero ninguna parece ser mayor. Todos los siguientes jugadores regresaron al juego. El esquinero Nate Clements (contusión en la pierna), el apoyador Manny Lawson (contusión en las costillas), el receptor abierto Josh Morgan (contusión en el muslo), el tacle defensivo Justin Smith (laceración de mano) y el apoyador Parys Haralson (contusión en la pantorrilla).

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising