Las Esperanzas de Postemporada se Desvanecen en St. Louis

122610-Tackle-Header.jpg

ST. LOUIS - Aunque aún queda un partido por jugarse en el calendario, para todas las intenciones y propósitos, la temporada de los 49ers terminó el domingo en St. Louis.

Después de una derrota 25-17 ante los St. Louis Rams, los 49ers estarán de nuevo fuera de postemporada, un hecho que no pasó de vista para jugadores, entrenadores y propietario.

El Presidente y CEO del equipo Jed York atendió a los medios después de que los 49ers cayeran a 5-10 en la temporada.

"No conseguimos las cosas que nos planeamos conseguir", dijo. "Deberíamos ser un equipo de postemporada. No somos un equipo de postemporada este año. Estamos muy decepcionados sobre ello. Necesitamos encontrar la forma de ver a la postemporada y empezar a competir por Super Tazones.

"Nuestro objetivo es ganar el Super Bowl - cada año - salir ahí a ser capaces de competir por un Super Tazón. Nos aseguraremos de hacerlo de la forma correcta".

York añadió que los 49ers iniciarán la búsqueda de un gerente general al final de la temporada.

Pero por el domingo, todas las emociones se centraron en la frustración. Los 49ers querían realmente ganar y entrar a la postemporada y no pudieron concretarlo.

Tanto Troy Smith como Alex Smith vieron tiempo de juego, pero ninguno pudo llevar al equipo a la victoria. Troy Smith empezó el juego y estuvo dentro hasta el cuarto periodo, completando 7 de 19 pases para 153 yardas, incluyendo un pase de anotación de 60 yardas a Michael Crabtree.

Alex Smith ingresó a la mitad del cuarto periodo, perdiendo por ocho puntos, y llevó a los 49ers a una serie que produjo un gol de campo. Pero cuando los Rams obtuvieron esos puntos de vuelta mediante un gol de campo de 24 yardas de Josh Brown, la ofensiva no pudo responder con otra anotación.

En la siguiente serie, el ala defensiva de los Rams, Chris Long, causó que Alex Smith perdiera el balón a medio campo, mientras el tacke defensivo Fred Robbins recuperó el balón suelto.

Los 49ers tuvieron fuertes actuaciones de varios jugadores, pero no pudieron hacer suficientes jugadas capaces de cambiar el rumbo de juego en la segunda mitad. Esa es parte de la razón por la que Singletary eligió hacer un cambio de Troy a Alex.

"El tiempo se estaba agotando, y realmente estaba tratando de dar a Troy una oportunidad de hacer algunas jugadas y retomar el rumbo, para que la ofensiva tomara dirección, y realmente nunca pareció entrar en ritmo", dijo. "La única opción que sentí que teníamos en ese momento en particular era volver a Alex y realmente estabilizar la ofensiva, particularmente la línea ofensiva, y tratar de que algo ocurriera".

El juego presentó gran cantidad de cambios de momento para ambos equipos. St. Louis abrió con una ventaja de 9-0, sólo para ver a los 49ers anotar los siguientes 14 puntos para cerrar la primera mitad.

Ted Ginn Jr. se escapó de el equipo de cobertura de los Rams para una devolución de despeje de 78 yardas para anotación, los primeros puntos de los 49ers en el juego. La anotación de Crabtree les dio la ventaja al llegar a medio tiempo.

Sin embargo a partir de ahí, St. Louis empezó a distribuir el balón sobre el perímetro ante una defensiva de los 49ers que sólo consiguió una captura en el día.

El quarterback de los Rams, Sam Bradford lanzó para 292 yardas, completando 28 de 37 pases, con un pase de anotación de 3 yardas que demostró ser letal en las esperanzas de postemporada de los 49ers.

Apenas una jugada antes, parecía que los Rams habían anotado en un pase de 49 yardas de Bradford a Danario Alexander, pero un reto de Singletary les quitó los puntos del marcador cuando la repetición mostró a Alexander saliendo del campo en la yarda 3. No fue factor, sin embargo, ya que en la siguiente jugada Bradford resbaló hacia su derecha para encontrar a Laurent Robinson para la anotación y así hacer el marcador 22-14 con menos de 10 minutos por jugar.

Fue en ese momento en el que Alex Smith fue convocado al juego.

Smith completó sus primeros cuatro pases desde que salió de la banca para poner a Jeff Reed en posición de un gol de campo de 47 yardas. Serían todos los puntos que los 49ers conseguirían en el cuarto más crucial de su temporada.

"No hicimos las jugadas que se suponía debían hacerse", dijo el apoyador Takeo Spikes. "Estaba ahí afuera para que lo tomáramos. No pueden culpar a nadie mas que a nosotros".

"Es frustrante. Sabiendo todo el esfuerzo que pusiste desde el inicio en marzo para desvanecerse básicamente en la última semana de la temporada. Es duro".

Fue el final lo que reflejó el desacertado inicio del juego para los 49ers.

Dos centros fallidos, uno de David Baas y el otro de su reemplazo Tony Wragge, no hicieron mucho en ayudar a los 49ers en los inicios del reto divisional de este domingo en St. Louis.

Una vez que Bass cayó lesionado en la segunda posesión de los 49ers con un problema en las costillas, Wragge cubrió la posición, pero su centro en una tercera oportunidad dentro del territorio de los 49ers no fue controlado por Troy Smith.

Todo lo que Troy Smith pudo hacer fue cubrir el balón y evitar dar una anotación a los Rams.

Pero los 49ers saben que esos dos errores no fueron lo único que les costó el partido.

Pese a la frustración y decepción, ellos tendrán que reagruparse para otro juego de división la próxima semana cuando los Arizona Cardinals vengan al Candlestick Park. Mientras el juego talvez no tenga mucho significado en lo que se refiere al panorama general, aún significa mucho para los jugadores que participarán en él.

"Tenemos que volver la próxima semana y mejorar", dijo el ala cerrada Delanie Walker. "Queremos terminar nuestro año con una victoria".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising