El Séptimo es del Cielo para la Defensiva de los 49ers

121409-tbrown-header.jpg

La última vez que la defensiva de los 49ers forzó siete balones perdidos en un juego, fue el 14 de septiembre de 1997, ante los New Orleans Saints. Los 49ers de hecho forzaron ocho balones perdidos en ese juego, pero siete fueron suficientemente buenos en la victoria del Monday night por 24-9 ante los Arizona Cardinals.

"Es un efecto dominó", apuntó Brown sobre los balones perdidos. "Cualquier ocasión en la que puedes tener a once hombres volando hacia el balón, y quitando al rival el balón e intentando recuperarlo, es algo positivo. Para nosotros, simplemente estamos trabajando fuerte y practicando para hacer las pequeñas cosas bien, arrebatar el balón, poniendo nuestras manos sobre él, recibiéndo el balón y haciendo intercepciones".

Ese juego dominante y la habilidad para forzar cinco balones perdidos e interceptar a Kurt Warner dos veces, dejó sin palabras al normalmente verbal entrrenador en jefe de los 49ers.

"Simplemente puedo decir: Wow", dijo el entrenador en jefe Mike Singletary. "Eso es todo lo que podría decir. Es grandioso cuando ves eso porque nuestra defensiva es capaz de ser una gran defensiva. Hoy pienso que muchas cosas salieron a nuestro favor. Simplemente tenemos que seguir traabajando para mejorar".

El primer balón recuperado casi termina en una anotación defensiva, cuando Bly recuperó el balón e ingresó a la zona de anotación después de que un golpe de Dashon Goldson sacara el balón de las manos del corredor Tim Hightower. Hightower fue marcado como derribado por los oficiales, pero fue un cambio de posesión tras la revisión pedida por Singletary.

Los 49ers aún así consiguieron ingresar a la zona de anotación dos jugadas más tarde en un pase de 5 yardas del quarterback Alex Smith al ala cerrada Vernon Davis.

De hecho, los 24 puntos de los 49ers vinieron de balones perdidos.

"Hey, eso es lo que esos hombres hacen a la defensiva", dijo el corredor Frank Gore. "LO hicieron en la primera semana, la primera vez que jugamos contra Arizona. Esta noche ellos regresaron y lo hicieron de nuevo".

Cada miembro de la defensiva de los 49ers se destacó a momentos bajo las brillantes luces del "Monday Night Football".

Goldson, Joe Staley y Mark Roman forzaron balones sueltos. También, Goldson y Tarell Brown se encontraron en el lado receptor a pases de Warner.

Los esfuerzos en la secundaria fueron ayudados por los siete frontales también. El grupo presionó a Warner al ritmo de cuatro capturas y cinco golpes al quarterback.

"No había visto a Kurt así desde el Super Tazón en el que jugué ante los Patriots", dijo Bly. "He visto mucho football pero no había visto a Kurt recibir un golpe como ese, y forzarlo a lanzar el balón, fuimos capaces de hacer algunas jugadas".

Goldson está en tan solo su primer año como titular, pero ha de antemano colocado un límite muy alto para sí mismo después de haber proporcionado tres de los siete balones perdidos a Arizona.

"Eso es algo que yo sé que puedo traer a la mesa", dijo Goldson. "Al inicio de la temporada cuando obtuve el trabajo, sabía que podía ayudar a que este equipo ganara, crear balones recuperados y hacer tacleadas".

Fue ciertamente una noche que está defensiva recordará. Noches como esta no vienen tan frecuentemente.

"He estado en un equipo que causó cinco", recordó Goldson. "Siete suenan mucho mejor".

"Sabes cuál, Green Bay", dijo Bly cuando se le preguntó si había estado en algún equipo que haya forzado siete balones perdidos en un juego. "Era la postemporada, cuando estaba en St. Louis. Interceptamos a Brett Favre cinco veces. No recuerdo si fue como en el día de hoy. La defensiva estuvo capturando al querterback, causando balones perdidos, golpeando como hicimos hoy. Eso fue grandioso".

Mientras Bly respondía las preguntas de los reporteros, su voz rasposa parecía empeorar y empeorar, ya que había estado batallando contra la gripe durante la semana.

"Perdí mi voz esta mañana", dijo Bly. "La garganta estaba inflamada. He estado tomando medicina toda la semana, por eso mi voz suena como suena".

¿Pero cómo se siente después de la victoria?

"Me hace sentir muy bien".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising