Battle Levanta la Barra

battlesubstory.jpg

El receptor abierto Arnaz Battle estaba a sólo un entrenamiento del programa de acondicionamiento para alcanzar su meta este año de un 100% de asistencia cuando una confusión con sus tiempos de vuelo para asistir a la boda de su padre evitó que pudiera presentarse al último viernes del programa.

Hasta ese punto, Battle había planeado cuidadosamente su calendario para poder viajar a Dallas para ver a su hijo de tres años de edad mientras seguía participando en cada uno de los cuatro entrenamientos de las diez semanas previas. Tres de cuatro entrenamientos y un porcentaje de asistencia de 97.72 es probablemente lo suficientemente cerca a la perfección para el entrenador de fuerza de los 49ers, pero no para el veterano receptor. Incluso tras varias semanas removidas de ese último día que se perdió Battle seguía de alguna manera molesto.

"Sé que tengo que superarlo, pero simplemente estaba enojado sobre eso. Creo que si puedo dar el 100%, entonces necesito hacer eso y más", dijo Battle. "Me sigue molestando porque no logré mi meta. No quiero engañarme a mí mismo de ninguna forma o preguntarme si hubiera hecho esto o aquello. Quiero darme cada oportunidad de ser exitoso".

Incluso sin el entrenamiento, Battle se siente más fuerte y más poderoso de lo que era las pasadas temporadas mientras enfrentaba una lesión de rodilla que causó que el equipo de entrenamiento de los 49ers le redujera su carga de trabajo.

"Pude hacer más de los trabajos de pierna este año", dijo Battle. "No sé si me siento mejor porque finalmente tengo una rodilla sana o si tener la rodilla sana me permitió hacer más trabajo en programa para estar más fuerte. Es probablemente una combinación de ambas".

Justo como su rodilla, Battle ha continuado progresando para convertirse en un receptor completo de la NFL. En 2006, disfrutó su primera temporada completa en la alineación y lideró a los receptores con 59 recepciones. De nuevo, se quedó a una de su meta de 60 recepciones pero esa fue una situación más fácil de digerir.

"Quería llegar a 60, pero creo que poder jugar durante toda la temporada y saber que realmente contribuí con mi equipo me hizo continuar con el sentimiento de que aún así obtuve mi meta", dijo Battle.

Como competidor, Battle estaría mintiendo al decir que no ha pensado acerca de esa recepción que le faltó pero el receptor de cinco años está avanzando, sabiendo que lamentarse mucho por el pasado no cambiará las cosas.

"Lo que ha pasado, ha pasado y sólo tienes que seguir moviéndote hacia adelante y corregirlo y tratar de hacerlo mejor. Creo que la cosa más grande que me ayudó a entender eso y de la que odio hablar mucho fue la muerte de mi hermano que sucedió cuando eramos niños. No puedo traerlo de vuelta, nadie puede. Sólo tengo que lidiar con eso y seguir viviendo y hacer lo mejor para mi familia. Simplemente llevo eso en cada día de mi vida, y especialmente en el football. Cada vez que tiro un pase o pierdo un balón, sé que debo limpiar eso y hacerlo mejor la próxima vez".

Con eso en mente, Battle levantó la barra para sí mismo en lo que se refiere a llenar su hoja de metas para la siguiente temporada.

"Entiendo lo que puedo hacer y este año apunté 70 recepciones y 1,000 yardas", dijo Battle, quien también hizo que las matemáticas trabajaran y memorizó cuantas yardas más significa para el 2007. "Esas son 11 recepciones más y 314 yardas y creo que es algo que puedo obtener. Obviamente depende de mantenerme saludable y cómo hagamos todos a la ofensiva".

Como unidad, Battle no encuentra razón en pensar que la ofensiva de los 49ers no funcionará en la siguiente campaña.

Para empezar, la organización inyectó talento fresco esta pre-temporada en veteranos como Darrell Jackson y Ashley Lelie y añadieron al novato de altos vuelos Jason Hill, haciéndolos el cuerpo más completo y talentoso de receptores que Battle haya visto desde que se unió al equipo como selección de la sexta ronda del draft en el 2003.

Probando a este grupo de receptores cada día está una secundaria que presenta a tres jugadores del Tazón de los Profesionales en Nate Clements, Walt Harris y Michael Lewis.
"Enfrentar a hombres como ellos cada día definitivamente ayuda y es algo que hemos encontrado en este mini campamento", dijo Battle. "Puedo recordar una jugada en la que Alex lanzó el balón y realmente no tenía una visión clara. El tiempo se perdió un poco y Nate pudo cerrar y hacer una jugada. Tener esa clase de velocidad a la defensiva realmente nos hace acelerar nuestro juego y nuestros progresos en la ofensiva. Pienso que enfrentar competencia como esa en el otro lado sólo nos hará mejores esta temporada".

Los 49ers podrán tener una cara fresca en el coordinador con Jim Hostler, pero sigue siendo la misma ofesiva, una que deberá permitir que este joven grupo de creadores de jugadas puedan tener la oportunidad de crecer y florecer.

"Han habido algunas cosas que se han añadido aquí y allá, pero nada ha cambiado drásticamente", dijo Battle. "Creo que simplemente han exprimido un poco de limón, pellizcado levemente para hacer más fácil la carrera y tener más poder".

Ante la insistencia del cuerpo de entrenadores de los 49ers, Battle quedó fuera en algunas prácticas durante la primera semana de OTAs tras experimentar un poco de endurecimiento en su pierna. Terminó las dos semanas fuerte, lo que se combinó con el hecho de que ha sido el único receptor activo desde la llegada de Alex Smith en 2005, lo cual coloca a Battle un poco adelante en lo que se refiere al compás que debe existir entre un quarterback y un receptor.

"Ha ayudado trabajar con él los tres años pasados porque definitivamente nos entendemos mejor", dijo Battle. "Alex realmente ha crecido y madurado y entiende la ofensiva y sabe cómo usar las armas alrededor suyo. Realmente creo que está desarrollándose y que este deberá ser un gran año para él y para toda la ofensiva. Creo que los muchachos han dado el paso y mejorado su nivel de juego".

Bajo la dirección de su entrenador de posición Jerry Sullivan, Battle ha madurado en su propio bien, convirtiéndose en un pulido corredor de rutas. Pero una vez que hace la atrapada, el convertido quarterback colegial cambia la mentalidad de la posición que jugó anteriormente, lo que lo lleva a ganar yardas extra sobre los defesivos.

"Como un quarterback opcional, siempre estaba corriendo, así que es mi modo de pensar", dijo Battle quien tuvo 263 yardas después de la recepción para un promedio de 4.5 en 2006. "Cuando hago la recepción, siempre pienso en hacer una jugada y muchas más yardas de las posibles. Trato de anotar cada vez, independientemente de en dónde me encuentre en el campo. Al mismo tiempo, sé que tienes que ser inteligente. Hay gente viniendo en todas direcciones y no quieres tomar riesgos innecesarios, pero cuando tengo el balón, siento que mis habilidades para correr y mi poder definitivamente pueden evitar la primera tacleada cada vez".

Equipado con ese tipo de mentalidad, una rodilla sana y un mucho más fuerte cuerpo bajo, Battle no tendría que preocuparse mucho por quedarse corto en ninguna de sus metas.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising